Redes sociales
Tres estilos distintos, tres personalidades diferentes

Tres estilos distintos, tres personalidades diferentes

Los corsets son mucho más versátiles de lo que se puede pensar y lo demostramos con tres estilos distintos.

 

Cuando hablamos de corsets nos enfrentamos a menudo a un ejército de clichés. A veces es divertido recurrir a ellos para sacar prendas atractivas y sencillas de entender. No obstante, esa pequeña ventaja no siempre lo es. Es común que se tienda a asociar a los corsets con sensualidad, erotismo y fiestas nocturnas. Sin embargo, también nos gusta demostrar de vez en cuando que encajan bien en estilos distintos y más cotidianos. Ojo, nos encanta ese tipo de corset sugerente para tus eventos más locos pero, también nos gusta ir más allá. Así que esto es, básicamente, lo que hemos querido mostrar con esta selección de modelos de nuestro catálogo (que, por cierto, podéis conseguir en nuestra tienda online.

 

Antes de detallaros un poco los looks, aprovechamos para dar las gracias al equipo. Gracias al fotógrafo Rubén Gálvez, un crack con el que siempre es un placer colaborar. También le agradecemos su tiempo a Celia, la maquilladora, a la que deseamos suerte porque está empezando y eso nunca es fácil. Y cómo no, a Vero Valladares, que está preciosa con nuestros diseños. A nuestra diseñadora no le damos las gracias por ocuparse del estilismo, porque sería un tanto redundante y, sobre todo, raro.

 

 

Los conjuntos

 

Simple. Lo dicho, tres corsets, tres estilos diferentes, tres ocasiones:

 

  • Conjunto de inspiración Kuro Loli/Ero Loli. Combina el vestido de encaje de nuestro archivo, el corset corazón de la colección Heartshapes y la crinolina de lazos. Para tu momento muñequita gótica, que sabemos que lo tienes.
  • Conjunto «no sé cómo llamarlo pero tiene fuerza» con el corset fetish de la colección SteelFeel. Aquí es cuando te calzas unos slimfit y te vas a quemar la noche.
  • Conjunto militar, con el corset motero de camuflaje urbano de la colección Biker. Yo no sé tú, pero aquí lo vemos hasta para ir a comprar el pan. Igual sin las pinturas de guerra, que tampoco es plan de intimidar.

 

 

Queremos inspiraros…

 

Conocemos esos micro ataques ante el armario de «quiero ponerme esto pero no veo cómo ni cuando». También sufrimos felizmente las crisis de hastío de «tengo un montón de cosas pero todas me aburren». Por ello, sabemos que un pequeño empujón al sitio adecuado nunca está de más. Porque sí, queremos echaros un cable, pero no nos vamos a engañar, también queremos incitaros al mal. Y qué mejor manera de hacer el mal que hacerlo juntos. Así que, si queréis y podéis, os invitamos a dar un paseo por la tienda, que igual os sacamos del tedio. Vuestro espíritu shopper os lo va a agradecer. Igual la cuenta del banco no tanto. Pero ése es un problema de vuestro yo del futuro.

 

♥ Todas las imágenes en el álbum CAMALEÓNICA

No hay comentarios

Escribe un comentario